''Denn die Todten reiten schnell''

jueves, 11 de julio de 2013

Noches negras

Entre las columnas de sombras nuestras siluetas fundidas, entrelazadas, se besaron. Se consumió el rosado de los rayos trenzados. Furtivas brisas entre resquicios de piel se colaron. Nuestras lenguas húmedas se saborearon. Nuestras alas negras nuestros cuerpos taparon. Y las llamas, furiosas, se consumieron. El lucero cálido con sus dulces rayos acarició nuestros pasos. Mis ojos nunca más te observaron. Tus manos nunca más me tocaron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada